El Fracaso del Estado Paternalista en Uruguay: Genesis



En un ciclo de tres partes, buscaremos analizar las causas por las que consideramos que Uruguay, pese a ciclos económicos favorables, no llega a despegar y convertirse en lo que fue alguna vez.

Para ello es bueno ver como era la situación del país en el Siglo XIX y nos encontramos con un Estado de corte netamente Liberal a partir de la Constitución de 1830 y  a través de por ejemplo, La Ley Masini que liberó el mercado financiero, la Ley Villalba que estableció la libertad bancaria, se bajaron los aranceles, y se alentó la inversión privada. 

Los textos universitarios, los académicos, los políticos, basaban sus ideas en el liberalismo.

La férrea defensa del orismo y el rechazo a los monopolios legales son ejemplos de la institucionalidad que se construyó, lo cual constituyo a Uruguay en una tierra de oportunidades para inmigrantes , encontrándose Uruguay entre las de mayor PBI per Capita del mundo. 




Sin embargo, desde el golpe de Estado de 1875 y acentuado en el Siglo XX , Uruguay decide dejar de lado esos principios que lo habían hecho una nación prospera, para abrazar las ideas del Estado protector, que le fueron marcando una decadencia, lenta y paulatina. De ser uno de los 10 paises con mas PBI per capita del mundo, a lo largo de un siglo y medio, paso al puesto 58. De ser un país de oportunidades para inmigrantes, paso a tener dos grandes anhelos para el uruguayo hoy en día: ser empleado publico o irse.  Lo peor de esta cultura estatista, que la mayoría de la población, lejos de asignarle a los males, a la excesiva presencia del Estado, los asigna a la ausencia del mismo, todo esto inducido por quienes viven del mismo, que han hecho creer, a lo largo de la historia, lo imprescindible de ellos y que lo analizamos mas profundamente aquí.




Entonces, veamos las reformas introducidas por Jose Batlle y Ordóñez, durante su segunda presidencia, periodo conocido comúnmente como "Primer Batllismo" y que según quienes defienden al Batllismo, lo consideran como el Batllismo puro, original y el bueno, diferenciandolo del segundo (como si el segundo no tuviera matriz ideológica en el primero)



Actividad económica del Estado

El principio ideológico era que los servicios públicos esenciales debían estar en manos del Estado, ya que éste era el organismo representativo de la sociedad, es decir, de todas las clases sociales, y estaba por encima de sus disputas. El Estado debía intervenir donde el capital privado fuera indeciso o temiera perder dinero, porque no estaba guiado por el afán de lucro sino de servicio público; el Estado debía sustituir a las empresas extranjeras que se llevaban la ganancia fuera de fronteras debilitando así el país, creando mounstros que hasta hoy día soporta el contribuyente uruguayo, bajo falacias como "Cada uruguayo tiene un banco", cuando no tiene ningún banco, ninguna empresa ni nada, solo banca las perdidas de ellas, en beneficio de los políticos y empleados públicos de turno.

- Estabilización en 1911 del Banco de la República Oriental del Uruguay
Estabilización en 1913, del Banco Hipotecario del Uruguay
- Creación en 1911 del Banco de Seguros del Estado 
- Creación en 1915 la Administración de Ferrocarriles del Estado 

Fíjense que Uruguay un siglo después, estuvo buscando inversores chinos para que vengan a invertir y hacerse cargo de AFE, lo que demuestra de lo malo que fue nacionalizar lo que ya había, que nos hacen un siglo después, buscar lo que ya teníamos.


Foto: Observador

La creación de estos primeros paquidermos, fue pie fundamental para  iniciar una cultura estatista y un sueño de empleo publico como deseo del uruguayo medio hasta hoy día, creando empresas ineficientes la mayor parte del tiempo o cuando dan resultados económicos, lejos de recaer en el usuario en reducción de tarifas , simplemente va a Rentas Generales, para tapar agujeros de despilfarros de algún otro ente.

Para muestra basta un botón. La revista PRO-Universitarios publicó recientemente un estudio sobre el Perfil del Universitario uruguayo, con la asistencia técnica de Grupo Radar, en donde, cuando se les pregunta cuáles serían sus empresas favoritas para trabajar. La lista la encabeza Antel, el BPS, el BROU, Intendencia de Montevideo y luego continúa con Ferrere, MIDES, DGI, UDELAR, UTE y Montevideo Refrescos. De estas diez empresas, ocho son organismos estatales.
En el año 2010 el Banco Santander convocó al Primer Concurso de Emprendedores Universitarios. Había que presentar solamente un proyecto o idea de negocios. Grupos de hasta tres miembros, donde uno sólo tenía que ser estudiante universitario, tanto de universidades públicas como privadas. Se presentaron solamente 53 proyectos, de los cuales 15 cumplían con todos los requisitos.

Ese mismo año 2010 hubo un llamado para cubrir un cargo para mozo en el Palacio Legislativo, se presentaron 170.000 candidatos. Algo similar ocurre en cada llamado de la Intendencia de Montevideo. O sea, tenemos 53 emprendedores por cada 170.000 que aspiran a servir un café en el Palacio Legislativo. Exime de mayores comentarios, las consecuencias de esta cultura.

Por supuesto que muchas de las leyes introducidas por Jose Batlle y Ordonez, fueron de avanzada, otorgando derechos a sectores que no los tenían, así como los derechos laborales. Esa parte de su obra, no es cuestionable. Si la de estatizar los servicios. Eso no otorga ningún derecho sino privilegios. Tal vez no fue ese el deseo de Batlle y Ordonez, sino que las ganancias de los entes, se volcaran en la sociedad. Sin embargo, quienes lo sucedieron, lo usaron con fines políticos y clientelistas hasta hoy día.  


En una segunda parte de este informe, veremos los resultados de la profundización, que es a partir de la asunción de Luis Batlle Berres, en el periodo llamado como "Segundo Batllismo" o "Neobatllismo", donde se inicia el rumbo a la locura de un Estado enorme, indomable, hasta hoy.

Fuentes Consultadas: Wikipedia, Hernan Bonilla, Guillermo Sicardi. 
http://www.ggdc.net/maddison/maddison-project/data.htm
Con la tecnología de Blogger.