.
Mostrando entradas con la etiqueta Empresa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Empresa. Mostrar todas las entradas

¿NOS ESTAMOS PREPARANDO PARA EL FUTURO?


Publicado en Semanario Búsqueda, Sección Empresas & Negocios.
Por el Dr. Guillermo Sicardi 

"Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y los pueblos fuertes solo necesitan saber a dónde van". José Ingenieros (1877-1925)

El futuro no es una incógnita absoluta; no es una taba que nadie sabe cómo caerá. Existen tendencias que nos van marcando el camino, tal como los faros de un vehículo alumbran la carretera en la noche.

El futuro se construye. Y como toda construcción, necesita recorrer tres etapas: primero, la creación mental, tener una idea o una imagen de lo que se quiere lograr. El segundo paso es tener un plano, organizarse, marcar prioridades. Y por último, poner manos a la obra. Esto aplica a nivel individual, empresarial o se trate de una nación entera. Si no tenemos todos la misma imagen, jamás podremos armar el rompecabezas.

El gran problema de los uruguayos es que no se creen capaces de construir su propio destino. El 75% creen que sus problemas son por "culpa ajena" y el 80% prefiere "recibir órdenes" a tener "espacio para actuar". Por eso somos tan adictos a comprar promesas facilongas de vivir mejor pero sin esfuerzo. El paternalismo estatista, la seguridad del empleo público y el sindicalismo son manifestaciones de este sentir nacional.

Pero en un futuro bastante cercano, estos íconos no van a existir más. El "empleo para toda la vida" será cosa del pasado. Las personas serán cada vez más libres de elegir, gracias a las tecnologías de la información, el trabajo a distancia y el conocimiento al alcance de la mano. Los trabajos serán más free lance y menos fijos; habrá más flexibilidad en horarios, lugares de trabajo, tareas y roles. Se va a trabajar más por resultados que por hora/hombre. Y no habrá fronteras. Ni físicas ni mentales.

El saber manejar un computador y dominar el idioma inglés será un requisito básico para realizar prácticamente cualquier tarea. La gente se mudará más, convivirá con otras personas y con otras costumbres, religiones y hábitos. Dejaremos de vivir en una aldea para realmente ser parte de una "aldea global". Esto ya lo vemos en Zonamerica, donde conviven uruguayos, argentinos, indios, yankees, orientales y europeos. Somos ciudadanos del mundo. Hay que entenderlo.

Se acabará la masificación, porque las personas queremos tener un trato único y personalizado: desde zapatos deportivos a medida, ropa con nuestras iniciales y que el empleado del banco nos atienda por nuestro nombre apenas suena el teléfono. Esto requiere adaptación y diferenciación. El pobre Mao no duraría un segundo pretendiendo vestir a todos por igual.

Pero, ¿nos estamos preparando para el futuro? ¿Estamos formando a nuestros hijos para que aprendan a aprender o los estamos entrenando para "defender los puestos de trabajo"? ¿Los empresarios están fomentando la innovación o el "no hagan olas"? Y las universidades, ¿siguen pensando en pizarrones, bancos y salones o en educación online?

El futuro es ahora, pero —aunque sea inexorable— no todos quieren vivir allí. Ya lo dijo el francés Víctor Hugo (1802-1885): "El futuro tiene muchos nombres: para los débiles, es lo inalcanzable; para los temerosos, lo desconocido; y para los valientes, es la oportunidad".

Entonces, ¿qué nombre tiene el futuro para ti?


Semanario Búsqueda - 28/08/2014 -

EDUCACIÓN GERENCIAL SIN FRONTERAS

Jueves 14 de agosto de 2014

La formación de profesionales de la administración es relativamente nueva en Uruguay y hoy todas las Universidades ofrecen programas para formar a los equipos gerenciales y darles herramientas de gestión a los emprendedores. Pero el modelo para trasmitir tales conocimientos sigue siendo el mismo que desde la época de Sócrates: alumnos que se sientan alrededor de un profesor quien trasmite los conocimientos. Este modelo está condenado a morir.

Hoy en día el conocimiento no está encerrado en los libros sagrados de una Iglesia o en las aulas magnas de las Universidades, sino que está disponible para todos y a precios de oferta, gracias a las tecnologías de la información, que permiten el acceso online desde cualquier dispositivo.




Las Universidades más prestigiosas, encabezados por Stanford, crearon www.coursera.org, una plataforma donde accedes a cursos de alto nivel dictados por profesores de la propia Stanford, Harvard, MIT, Florida International University o de la University of Texas at Arlington, de forma gratuita o a costos muy accesibles. Esta modalidad se denomina M.O.O.C. Massive Open Online Courses (cursos abiertos masivos y gratuitos).


Online Learning Consortium (ex Sloan Consortium, uno de los mejores lugares para capacitarse en educación online), tiene estadísticas que muestran que los participantes aprenden lo mismo o más en una plataforma online que en la propia clase tradicional. Es que el tener al alumno con su cuerpo en el aula no asegura que su mente esté en ese mismo lugar. En cambio, cuando se concentra frente al computador a leer los materiales indicados por el instructor, cuando tiene que responder un cuestionario o cuando debe participar en un foro de discusión con otros colegas, realmente tienes que concentrarte y agregar valor.


Como dice Herbert Spencer: “La gran meta de la educación, no es el conocimiento, sino la acción”, pero lamentablemente no siempre es ese el foco que se pone en la formación en general y en la formación de ejecutivos en particular.


Cuando las empresas encaran programas de capacitación, pocas veces pueden medir el retorno de esa inversión. Los cursos son apenas evaluados en un primer nivel de reacción, cuando pasan una encuesta a los participantes para ver si les gustó el curso, el profesor o los materiales. Pocas veces se miden en un nivel de “aprendizaje”, evaluando si realmente el participante adquirió los conocimientos necesarios. En la taxonomía de Bloom, serían los dos primeros niveles: recordación y aprendizaje.

Pero lo que vale es si esos conocimientos se están aplicando en la empresa. La persona fue a un curso sobre “satisfacción de clientes”, pero … ¿está atendiendo a los clientes como le enseñaron o lo sigue haciendo como siempre? Ahí está el rol de liderazgo de los jefes: apoyar a su gente a cambiar viejos hábitos por otros nuevos.

Pero lo realmente importante es ver si esas acciones generan nuevos y mejores resultados: ¿están los clientes más contentos y satisfechos? ¿están comprando más? ¿valió la pena invertir tiempo y/o dinero en este entrenamiento?


Y como dice Leonard Berry, ex Presidente de la American Marketing Association:

  • “Para prestar un servicio extraordinario es preciso educar. La capacitación les ayuda a las personas a desarrollar destrezas, pero la educación les ayuda a adquirir conocimientos". 
  • "Los ejecutivos yerran cuando consideran que sus empleados están capacitados después de pasar por un programa específico de capacitación". 
  • "El desarrollo de destrezas y conocimientos es un proceso, no un suceso. El aprendizaje esporádico genera mejoras esporádicas, el aprendizaje continuo produce el mejoramiento continuo".

Hoy la tecnología nos permite acceder a un conocimiento de primer nivel con costos accesibles. El no tener tiempo o dinero, ya no es una excusa.

---

* Guillermo Sicardi es Abogado, Máster en Administración de Empresas, Director de Resultoría en Solution Alliance, (www.resultoria.com)
co fundador de INICIADOR Montevideo y columnista en Semanario Búsqueda y Radio Rural